Tan devastador como puede ser perder tu billetera y por ende tus tarjetas de crédito, de debito y cedula de identidad, puede ser más peligroso no percatarse de que toda esa información puede ser visible a terceros a través de métodos online y desde tu computadora.
El hackeo de cuentas bancarias se ha vuelto un problema de inminente crecimiento. Los ladrones (hackers) pueden acceder a tus cuentas personales y a otras informaciones a través de tu computadora de la casa o tu computadora del trabajo. Los hackers experimentados no solo tienen la habilidad para hackear tu computadora, también tienen una increíble habilidad de distribuir tu dinero, haciendo sumamente difícil recuperar lo que has perdido.
Tecnología inteligente, Criminales inteligentes

En algunos casos,  es muy fácil obtener la información necesaria para acceder a la cuenta bancaria de una persona. Ahora que gran parte de la población es adicta a los teléfonos inteligentes y otras tecnologías móviles, los hackers pueden acceder a tu información en cualquier momento que dejes tu teléfono sin revisar o tu clave de wifi abierta (o con poca seguridad). Considera como accedes a tu cuenta bancaria a través de tu teléfono, tienes tus datos de acceso guardados? Recuerdas cerrar la sesión cada vez que terminas? Algunos hackers tienen el trabajo fácil simplemente porque nosotros se lo ponemos fácil.

El punto principal es que no importa como los hackers tienen acceso a nuestra cuenta, siembre que lo hagan nos veremos afectados. Sin la protección adecuada contra estos criminales experimentados, nuestros teléfonos inteligentes no nos llevaran muy lejos.

Algunos de estos ladrones entraran a nuestro sistema en múltiples ocasiones, transfiriendo pequeñas cantidades de dinero para hacerlos casi imperceptibles. Mientras menos personas hayan revisando sus balances, transacciones y estados de cuenta, mas probabilidad hay de que estos ladrones tengan éxito y les será más fácil cometer estos delitos una y otra vez. A mayor volumen, conseguirán mayores ganancias.

Resolver los problemas no es nada fácil

Cualquier persona que haya tenido la desdicha de ser víctima de un fraude con tarjeta de crédito sabe las dificultades o frustraciones asociadas con la recuperación de ese dinero. Probablemente el banco congele la cuenta hasta tanto haga las investigaciones pertinentes.

Cuando se trata de un hackeo en una cuenta online, puede ser incluso más difícil hacer un reclamo.  El movimiento de dinero fue realizado por alguien que acceso a tu cuenta robándote la identidad, así que técnicamente va a ser difícil probar que tú mismo no te robaste el dinero. Agrégale a esta situación que el dinero haya sido movido a diferentes cuentas en diferentes bancos, vas a tener que durar bastante tiempo resolviendo la situación con los otros bancos y con los diferentes reclamos. A diferencia de las tarjetas de crédito que tienen cierto grado de protección contra fraudes, en esta situación puedes durar muchos días en un proceso largo y tortuoso.

Acciones preventivas a tomar en cuenta

Aquí te ofrecemos algunos consejos para prevenir que intrusos ingresen en tu cuenta, considerando también que en nuestro país está iniciando la cultura de internet banking a través de los teléfonos inteligentes:

  • Presta atención: Asegúrate siempre cerrar la sesión cuando utilices tu internet banking. Si dejas tu computadora o teléfono sin atender con los detalles de tu cuenta en pantalla, no te sorprendas si se pierde algo de dinero (aplica mas para lugares públicos). Nunca, pero nunca, accedas a tu cuenta de correo o tu cuenta bancaria a través de un cibercafé, estas computadores están infestadas de virus y troyanos capaces de capturar tu contraseña en segundos.
  • Actualiza: Si no estás seguro de cómo proteger tu computadora de intentos de hackeo y otros problemas tecnológicos como virus, entonces pide a alguien que te ayude o, en última instancia, págale a alguien experimentado que lo haga. Mantén tus antivirus y cortafuegos actualizados.
  • Se diligente con tus finanzas: Es importante verificar los movimientos de tu cuenta por lo menos una vez al día. Entra a tu cuenta, revisa tu balance, tú ultima transacción y asegúrate de que no hayan movimientos extraños. Es mucho más fácil que un hackeo pase desapercibido si verificas tu cuenta una vez al mes. No dudes en contactar a tu banco si notas algo sospechoso.
  • Cambia tu contraseña: Si tu contraseña para todas tus cuentas ha sido, es y seguirá siendo “clave1234”, debes cambiarla inmediatamente.  Deberías empezar con una clave larga y difícil de adivinar. Usa una combinación de números y letras que no se encuentren en el diccionario. Cambia tus contraseña ocasionalmente y mantenla guardada en un lugar seguro (tu cerebro)!.

No le dejes toda la protección de tu cuenta a los Bancos, recuerda que en todo caso tú serás el mayor afectado, así que protégete!.


Qué opinas?
Fuente: Bancadom.net